¿Por qué usar productos eróticos?

En primer lugar, porque nos apetece. Si esta premisa no se cumple, es probable que no disfrutes ni le saques todo el partido a los, porque estarás pendiente de otras cosas. Si tenemos superada esta primera fase, podemos abrir dos caminos diferentes. O bien estamos solos y nos apetece disfrutar de nuestra propia sexualidad, o bien tenemos pareja y lo que queremos es experimentar, pasarlo bien, disfrutar y hacer disfrutar a quien tenemos como contrincante.

¿Cómo lo planteamos?

Productos eróticos Si la idea es nuestra y nunca antes lo hemos hablado con nuestra pareja, lo más importante es hacerle saber que no hay ningún problema. Lo más fácil es pensar que si se necesitas productos eróticos es que no estás satisfecho. Así que debemos ir con cuidado si no queremos encontrar nos una negativa. Primero tendremos que plantear el terreno.

Podemos directamente comprar algún juguete, uno inofensivo, o incluso uno de los juegos que existen, o un aceite afrodisíaco, y empezar a jugar sin que aparezca de forma violenta un consolador o un vibrador. Si lo que queremos es hablarlo, antes deberemos asegurarnos de que no hay tabús ni complejos ni inseguridades. Hay que ser capaz de hablar del tema sin ofensas.

 

¿Cómo empezamos?

Productos eróticosLo mejor, si ha sido algo que no ha nacido de forma natural, sino que uno de los dos lo ha planteado, es que se vaya de menos a más. Con un poco de sentido del humor y picardía, podremos hacer que en una sola noche nuestra pareja se haya olvidado de sus prejuicios y sus manías, y proponga seguir con los juegos para adultos, porque no son en absoluto exclusivos.

Podemos, incluso, mirar por la red las posibilidades que hay, las tiendas de productos eróticos, para que así vea que no sois los únicos, que es algo común, y que es un tema que, una vez se normaliza entre vosotros, no tiene por qué disminuir su protagonismo en las relaciones sexuales.

 

¿Usarlos siempre?

Productos eróticos Si nuestra pareja no está muy convencida, lo mejor será que vayas intercalando, sí y no, para que vea que no hay ningún tipo de competición, que los juguetes sexuales lo único que hacen es potenciar lo que ya tenéis, sumar a vuestra complicidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *