Juguetes adultos sí o no

¿Juguetes adultos sí o no? A menudo se tiende a pensar que si una pareja usa juegos eróticos es porque algo falla entre ellos. Por supuesto, habrá de todos los casos, pero hay muchas parejas que eligen jugar al erotismo, fantasear con situaciones excitantes o imaginar que son otras personas.

Una decisión personal

Juguete sexualCada uno elige cómo quiere llevar su vida sexual, pero debemos empezar a apartar el prejuicio de nosotros si queremos disfrutar de todo lo que está a nuestro alcance. Si te parece suficiente lo que tu pareja te ofrece, perfecto.

Si es suficiente pero quieres darle unos toques de humor, de sensualidad, de diversión… no lo dudes. En absoluto significa que nos falte algo, sino que queremos más.

En cualquier caso, de la misma manera que nos perfumamos o nos ponemos nuestra ropa interior que mejor nos siente, o incluso ropa interior sexy, los juguetes eróticos son un complemento para hacer gozar de nuestra sexualidad sin tapujos. Si no tienes muy claro si quieres entrar a jugar, será mejor que no lo pruebes, porque te sentirás violento. Pero si estás predispuesto y dejas tu mente volar y lo único que quieres es disfrutar, no te arrepentirás.

 

¿Cuál uso?

Juguete sexualDepende de si estás solo o acompañado, te gustarán más o menos. El juguete sexual por excelencia es el consolador. Con vibración o no, es uno de los juguetes más exitoso, precisamente porque puedes disfrutar de él solo o en compañía.

Si te atreves con más, puedes usar cuerdas o ropa comestible. Y si es para uso de más de una persona, podrás amenizarlo todo con un juego de cartas o de dados, en el que se empieza desprendiéndose de la ropa y se acaba eligiendo postura. Si lo prefieres, puedes irte por el lado del sado y el bondage, pero ya es para mentes más atrevidas.

Y en el lado opuesto, para los que estén empezando a introducirse en este mundo, la cosmética y los perfumes afrodisíacos son una buenísima opción. Según lo que busques y para cuándo, el mundo del erotismo y la sexualidad es un campo inagotable, como la imaginación.

Una tienda de sexo de ahora no es como las de antes, a ver si buscas por tus calles un sexshop, seguramente te encuentres con más de uno, pero ahora la gente también compra a través de internet. De hecho una tienda de sexo normalita puede haber visto aumentada sus ventas considerablemente gracias a internet.

¿Por qué? Pues porque a través de este tipo de páginas web se conserva el anonimato del que compra y ello permite una liberalización de los que son más tímidos. La inhibición permitida consigue más ventas para la tienda y mayor goce y disfrute de los artículos para el sexo de los amantes.

Leave a Comment