Cuentos de sexo para su vecina inquieta IV

Habían pasado la noche follando, y el sabor y la textura de los pezones de Mónica todavía permanecía en su lengua y en sus labios. Leandro suspiró satisfecho, y entonces… se despertó.   El sueño era recurrente. Cada noche se metía bajo sus sábanas en un anhelo incumplido. Ni siquiera recordaba qué habían hecho o … Read moreCuentos de sexo para su vecina inquieta IV