Disfruta a cualquier hora con las bolas chinas

Sin aún no las has probados, a qué esperas. Este juguetito es un auténtico aliado de la mujer, además del componente sexual y placentera, tienen un componente terapéutico muy útil. Las bolas chinas son un juguete que una vez las pruebes querrás llevarlas puestas muy a menudo.

Estas bolas no son más de dos bolas unidas entre sí por un pequeño cordel que hace las veces de unión entre bolas y de cordel para extraerlas de la vagina.

Las bolas durante el movimiento normal de la mujer producen unas vibraciones dentro de la vagina que ayudan a fortalecer las paredes de la vagina. Además de producir placer ayudan en otros aspectos o problemas.

Pueden ser un complemento ideal también cuando estás jugando con tu pareja, al igual que poner unos buenos videos películas x para poneros todos y porqué no para tomar nota de posturas y acciones que te ponen o que deseas llevar a cabo, también los juguetes sexuales son ideales para pasarlo en grande en los preliminares de la penetración. También tras la eyaculación si nos apetece seguir viendo sexo en la televisión y a su vez jugar con estos aparatos hace que el chico recupere fuerzas mucho más rápido y esté de nuevo listo para jugar seguir con el rato de intimidad.

 

Fortalece la musculatura pélvica

bolas chinasEstá comprobado que el uso habitual de la misma ayuda a reducir o controlar la incontinencia urinaria. También ayuda con los problemas de vaginismo, facilitando la penetración, mejoran la lubricación natural de la vagina, así como la elasticidad de la misma.

El efecto vibratorio de las bolas mejora el tono muscular lo que favorece las relaciones sexuales y en muchos casos ayudan a las usuarias a experimentar más placer durante el coito.

También están indicadas para evitar desgarros durante el parto, ya que este fortalecimiento de los músculos hace que puedan distenderse mejor durante el parte y facilitar la expulsión.

Es muy importante para su uso una correcta limpieza de las mismas antes de usarlas y después para guardarlas. Antes de introducirlas es conveniente lubricarlas correctamente así como la zona vaginal para que de esto modo no provoquen molestias o daños al introducirlas.

La recomendación es comenzar a usarlas de 2 a 3 veces en semana en sesiones de 15 a 20 minutos, para después ir alargando su uso a más días en semana y más tiempo. Es importante que mientras se usen la usuaria se encuentre en movimiento para que se produzcan las vibraciones y tengan el efecto deseado en la musculatura pélvica.

Algunas mujeres durante su uso pueden experimentar orgasmos espontáneos debidas a la excitación que provocan en las zonas erógenas internas de la vagina.

Leave a Comment