Delicioso sexo tántrico (I)

Poner el tantra en práctica supone todo un reto los amantes por muchas razones. Sobre todo si los protagonistas son inexpertos en esta intrigante forma de amar.

Si no conoces el sexo tántrico, si quieres explorar nuevas formas de gozar con tu pareja sigue leyendo que vamos a descubrirte una nueva dimensión del sexo.

Placer a todos los sentidos

TantraEl sexo tántrico se centra sobre todo en la percepción del placer a través de todos los sentidos que tenemos, retardando lo más posible la penetración. Aquí es donde la dificultad se acentúa, sobre todo, insisto, para aquellos que no tienen demasiada práctica en el asunto.

No tener práctica no quiere decir que sea imposible, ni que no se pueda disfrutar, que por penetrar en tu primera vez no vas a quedarte sin sentir placer. Pero vamos a tratar de alcanzar el clímax desde el tantra. El primer reto es relajarse, la respiración juega un importante papel en la relajación.

No siempre es fácil relajarse, sobre todo cuando tienes en frente el cuerpo desnudo de tu pareja. Sin embargo, la relajación es clave. Sentir la energía del otro, su respiración mientras tus ojos están cerrados, mientras sientes todo lo que te rodea, el olor, el calor, la respiración del otro.

Los besos son el siguiente round a alcanzar. Descubre de nuevo el beso, siéntelo, saboréalo, no sólo descubrir suavemente a qué saben los labios de tu pareja, también todo su cuerpo incluso puedes hacer una parada en sus genitales.

Las caricias son importantes en cualquier relación sexual, incluyendo aceites, esencias, masajes, sentir las caricias igual que darlas debe ser toda una delicia, una sensación inigualable, hasta que llega la penetración.

La penetración no significa el final de esta escena, tan sólo un parte más, una sensación más, limítate a penetrar y dejar el pene dentro de la vagina, que ha de estar relajada aunque manteniendo con su vibración a ralla el deseo impetuoso de un pene deseando estallar como un fuego artificial.

La penetración

TantraPenetra una y otra vez, sin olvidar la respiración, respira lentamente, disfruta del más absoluto delicioso sabor del sexo, así que prepárate para una carrera de fondo. La primera penetración debe hacerse sin movimiento, después se puede ir aumentando el ritmo aunque este proceso según los más experimentados en tantra ha de durar unos 30 minutos. Si, si, no he puesto un 0 de más, 30 minutos, no te asustes, con práctica se llega.

Estarás pensando, sin dejar de tener razón, que cuando estamos superexcitados, en el momento de la penetración, lo que se desea es eyacular, llegar al clímax, no pasa nada si eyaculas, en ese caso retomar el ritmo comienza de nuevo con la respiración y las caricias. Algunos han llegado a tener relaciones tántricas de hasta 8 horas, ¿te lo imaginas?

Alcanzar el clímax será toda una exhibición de fuegos artificiales concentrada no sólo en los genitales, sino en todo el cuerpo después de al menos 2 horas de de tantra.

Descubriremos algunas pistas más sobre las posturas ideales para hacer sexo tántrico en el próximo artículo. ¿Te apuntas?

Leave a Comment